El arte poética en romance castellano Ampliar

El arte poética en romance castellano

4,49 €

El arte poética en romance castellano de Miguel Sánchez de Lima salió de las planchas alcalaínas de Juan Íñiguez de Lequerica en 1580. La obra (un volumen en octavo menor de apenas setenta y dos folios, que no conocería otra edición hasta 1944) comprende tres diálogos en que dos personajes imaginarios conversan sobre poesía, tratan de preceptos básicos de versificación y métrica y presentan una breve pieza pastoril en prosa y verso. Poca atención ha sido dedicada a El arte poética, en general, por críticos e historiadores de la literatura, y el nombre de Miguel Sánchez de Lima apenas es hoy una nota a pie de página en la historia de nuestras letras.

¿Dónde puedo comprar este eBook?

En estos enlaces concretos:

Entre otras tiendas.

Más detalles

  • epub (estándar)
  • mobi (para Kindle)

El arte poética en romance castellano de Miguel Sánchez de Lima salió de las planchas alcalaínas de Juan Íñiguez de Lequerica en 1580. La obra (un volumen en octavo menor de apenas setenta y dos folios, que no conocería otra edición hasta 1944) comprende tres diálogos en que dos personajes imaginarios conversan sobre poesía, tratan de preceptos básicos de versificación y métrica y presentan una breve pieza pastoril en prosa y verso. Poca atención ha sido dedicada a El arte poética, en general, por críticos e historiadores de la literatura, y el nombre de Miguel Sánchez de Lima apenas es hoy una nota a pie de página en la historia de nuestras letras.

Poca originalidad tienen, en efecto, las ideas contenidas en El arte poética: la poesía como inspiración de origen divino, su finalidad utilitarista, impregnada de un sesgo religioso, el arte como complemento del «natural», la defensa de la lengua castellana, la crítica de los libros de caballerías, la idea de la decadencia de la poesía… Ha pesado en su valoración el inexacto dictamen de Menéndez Pelayo (que asimilaba nuestra obra a la tradición del horacianismo), y su preceptiva versificatoria ha sido frecuentemente despachada como un trasunto del Trattato delle rime volgari de Antonio da Tempo (cosa que ciertamente no es). No asoma a sus páginas eco alguno de la preceptiva neoaristotélica, que solo llegaría a nuestras letras con Alonso López Pinciano. Sus enseñanzas métricas son débiles, y están ancladas en un modelo de cuya evolución Miguel Sánchez de Lima no demuestra conciencia alguna. Su propia práctica poética (debemos a su minerva la mitad de las más de dos docenas de composiciones incluidas en El arte poética) es endeble, métricamente perfectible y carente de inspiración.

Ahora bien, a Sánchez de Lima, platónico en su concepción de la vena poética, le cabe el honor de haber sido el primer preceptista en tratar en castellano las formas italianas, de haber orientado hacia el género del diálogo humanístico el desarrollo de futuras preceptivas, de haber podido influir en Cervantes y de haber dejado un testimonio interesante sobre cómo entendía y vivía la poesía de su tiempo una persona razonablemente culta de su época. Razones todas ellas que bien justifican una edición moderna de El arte poética en romance castellano.

Información

Categorías