Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha Ampliar

Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha

6,49 €

Fue solo en 1614, y bajo la amenaza de la apenas estampada continuación de Alonso Fernández de Avellaneda, cuando Cervantes tuvo la ocasión de reinventar su propio libro, dándole la dimensión universal y hondamente moderna con que hoy lo reconocemos. Entonces, urgido por la necesidad de responder al émulo, libre de trabas, poniéndose la verosimilitud, el realismo y los géneros por montera, Miguel de Cervantes inventó otro Quijote.

¿Dónde puedo comprar este eBook?

En estos enlaces concretos:

Entre otras tiendas.

Más detalles

  • epub (estándar)
  • mobi (para Kindle)
  • XML-TEI

Fue solo en 1614, y bajo la amenaza de la apenas estampada continuación de Alonso Fernández de Avellaneda, cuando Cervantes tuvo la ocasión de reinventar su propio libro, dándole la dimensión universal y hondamente moderna con que hoy lo reconocemos. Entonces, urgido por la necesidad de responder al émulo, libre de trabas, poniéndose la verosimilitud, el realismo y los géneros por montera, Miguel de Cervantes inventó otro Quijote. En un paisaje poblado por amantes cortesanos y bizantinos, caballeros andantes o moriscos, por pastores neoplatónicos y pícaros parlantes, y hasta por sesudos neoaristotélicos, Cervantes avanzó por territorios hasta entonces desconocidos para la ficción. Aunque a Cervantes no le correspondía escribir ningún ejemplo de lo que hoy identificamos como novela moderna, llevó la narrativa hasta un punto que ni siquiera se hubiera podido imaginar antes. Después de que se estampara el Quijote de 1614, nada sería lo mismo. Cervantes conquistó para los futuros narradores una libertad desconocida e inconcebible hasta entonces, dejando abierto el camino hacia otra literatura. Para atravesar ese pequeño universo que es el Quijote, lo mejor es enfrascarse confiadamente en la lectura y disfrutar. Los muchos lectores que, desde 1605 hasta ahora, han convertido el libro en un clásico no lo leyeron por simple reverencia, sino buscando en sus páginas entretenimiento, consuelo o una explicación para sus propias existencias. Y todavía don Quijote y Sancho aguardan a sus futuros lectores con un arsenal de maravillas insospechadas.

Información

Categorías