Prosa

Prosa

La historia de la novela española va unida a la de las formas narrativas, que trufan todo tipo de relatos desde los primeros documentos en lengua castellana, incluyendo los históricos y los mitológicos, desde luego. Su configuración tal y como se ha venido entendiendo el género se larva a lo largo del siglo XVI con formas narrativas reducidas, a las que se suelen denominar "novela sentimental, pastoril, de caballerías, bizantina", etc. La aparición de la vida y el tiempo real en esos relatos y, sobre todo, en el Lazarillo de Tormes y otras formas narrativas (viajes, crónicas, descripciones, etc.) culmina en la eclosión del género al cambiar el siglo, sobre todo de mano de Cervantes y los autores de novelas picarescas y novelas cortesanas. Es un tópico crítico señalar que la novela, después de Cervantes, se nos fue de las manos, que languidede a lo largo del siglo XVIII y emerge con fuerza arrolladora después del estallido romántico (Galdós, Pereda, Valera...), para continuar como género literario preferido quizá hasta nuestros días, con vaivenes muy peculiares y con premoniciones de su disolución, que todavía no se han cumplido. Semejante panorama solo se puede explicar con los datos históricos que justifican ese desarrollo: aparición de la imprenta y el lector, aumento de las clases urbanas cultivadas, la revolución industrial, el papel de la mujer en la recepción de las narraciones, etc.

Categorías